Steve Mason, el perro que dio su vida para salvar a su dueña

4
Steve Mason, el perro que dio su vida para salvar a su dueña
5 (100%) 1 voto

Ésta es una de las historias más conmovedoras que he leído desde hace mucho tiempo. Es la historia de un héroe, de Steve Mason. Un perro mestizo de rottweiller, labrador y husky. Su dueña cuenta la terrible historia de cómo su fiel compañero durante 16 años le salvó la vida una última vez.

Hannah Bochart nos cuenta en su historia, cómo “Mason” -para los amigos- fue adoptado de una camada de perritos. Y de cómo les gustaba divertirse en largos paseos por la montaña, convirtiéndose en un amigo inseparable de aventuras. Incluso, el hermano de Hannah tenía muy buen feeling con Mason y eran inseparables.

Mason con el hermano de Hannah

Mason con el hermano de Hannah

En los dos últimos años, Hannah había notado como Mason se hacía viejo: la pérdida de oído, vista y del sentido del equilibrio eran algunos de los síntomas de la vejez del perro. Su dueña se dio cuenta de que su fiel amigo estaba en sus últimos años de vida y aprovechó para pasar el máximo tiempo posible con él.

El pasado 5 de Marzo, estaban de paseo por la finca de su familia acompañados por 3 perros más pequeños, cuando Hannah se dio cuenta de que los seguían. Su perseguidor era una loba. Los lobos suelen ser temerosos de los humanos y más si van acompañados de 4 perros. Por si acaso, Hannah enfiló hacia su casa para dejar espacio a la loba y que desistiera de seguirles más.

Steve Mason y Hannah Bochart

Steve Mason y Hannah Bochart

Uno de los perros pequeños que acompañaban a Hannah esa mañana lanzó un ladrido de repente. Hannah se giró y vio a la loba plantada a metro y medio de donde estaba ella. La loba parecía hambrienta y determinada a llevarse algo a la boca esa mañana. La loba se lanzó sobre Hannah y durante 20 minutos estuvieron forcejeando; y aunque estaba muy débil, el hambre la mantenía en la liza.

Y, finalmente, ocurrió esto, según cuenta la propia Hannah Bochart:

Mason y yo terminamos luchando codo con codo. La loba me seguía mirando a los ojos, pero estaba claro que iba a por los perros. Al final, consiguió morder a uno de los pequeños y Mason arremetió contra ella. De repente, mi viejecito parecía enorme, más grande de lo que jamás le había visto antes. Le quitó al cachorro, pero la loba cogió a Mason por la garganta en una décima de segundo. Nunca había gritado tan fuerte… Cada fibra de mi ser me decía que la matara, la apuñalara en el ojo, le arrancara la garganta si pudiera. Pero eso me hubiera matado a mí también, y había 3 perros más que tenía que sacar de allí. Era muy tarde ya. Él (Mason) estaba muerto y ella se lo estaba comiendo.

Ahora, Hannah no le guarda rencor a la loba. Estaba muriéndose de hambre e hizo lo que tenía que hacer para sobrevivir. Ella echa mucho de menos a Mason y se siente culpable por no haber podido salvarle, pero también piensa que se fue como un héroe, salvándole la vida a ella y a 3 perros más.

Steve Mason y Hannah Bochart

Steve Mason y Hannah Bochart

Fuente original: A Eulogy for Steve Mason [ENG]

 

Sobre el autor

Administrador de la página Mascotafriends.com. Amante de los animales y dueño de dos preciosos perros, Kiba y Dreams.

4 comentarios

    • Pues sí, la verdad es que es bastante triste la historia, pero también desde otro punto de vista, ¿hubieras preferido una muerte más lenta y dolorosa para tu perro? Yo no.

      Prefiero que muera así a que muera poco a poco y al final tengas que dormirlo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies